Yo, Tonya. Mejores Películas Prime Video

En este articulo os queremos recomendar la película de Yo, Tonya, que podéis encontrar en Amazon Prime Video. Ya hablamos de este trabajo en este , pero ahora os detallamos su sinopsis completa. Tonya Harding ha pasado a la historia por dos razones: ser la primera patinadora estadounidense en completar un salto triple Axel en una competición; y la triste historia de la agresión a su primera rival deportiva, Nancy Kerrigan, en la que ella siempre negó estar implicada, de hecho jamás fue condenada por ello, aunque sí por encubrirlo. Un suceso que la convirtió en la mujer más odiada de Estados Unidos.

 

Una historia delirante, que ocupó durante años los medios de comunicación, y que ahora se convierte en una interesante comedia negra: Yo, Tonya, dirigida por Craig Gillespie y que optó a tres Oscars (actriz principal, secundaria y montaje).

 

Análisis de la película

 

Una película que refleja la América profunda, en una época en la que la sociedad le preocupaban bastante poco los derechos de la mujer (no querían patinadoras sino floreros). Y los responsables querían que el patinaje fuera un deporte de niños ricos bien educados, no de pobres sin modales (como Tonya). Hipocresía que también denuncia la película.

 

Un film que va más allá de las gestas deportivas y los escándalos, se posiciona a favor de esta joven que sufrió malos tratos desde pequeña hasta su primer matrimonio. Su modo de vida minó su moral hasta el punto que lo único que le quedó fue el patinaje.

 

Nunca sabremos lo que pasó realmente ni hasta que punto Tonya estuvo implicada en la agresión, por eso esta película nos presenta los distintos puntos de vista de los implicados y es el espectador el que tendrá que elegir la versión que le guste más.

 

Una historia increíble pero cierta. La película se basa en las entrevistas reales a los protagonistas. Todo ello la convierte en una gran película gracias a un guion que consigue sorprendernos a cada minuto, a pesar de que conozcas la historia, una estupenda dirección, un montaje frenético, una gran banda sonora, y, sobre todo, dos actrices en estado de gracia: Margot Robbey y Allison Janney (ambas nominadas al Oscar).

 

Una película de actores

 

A pesar del trasfondo deportivo, esta es claramente una película de actores.

 

Concretamente de dos actrices en estado de gracia: las mencionadas Margot Robbie y Allison Janney, que eclipsan al resto del reparto a pesar de que también realicen grandes interpretaciones.

 

Margot Robbie

 

Este es el salto definitivo al estrellato de Margot Robbie (nominación al Oscar incluida) que, además es productora de la película. Y que realiza una estupenda interpretación que logra emocionarnos pasando por todas las gamas de sentimientos, desde la euforia por el ansiado triunfo, hasta la desolación por la derrota más absoluta. La historia de una mujer que sufre malos tratos desde niña hasta su primer matrimonio, y que solo busca un poco de amor, sin conseguirlo.

 

Margot no sabía patinar y tuvo que aprender para la película. Los resultados de su esfuerzo os dejarán con la boca abierta.

 

Nacida en Queensland en 1990, a Margot Robbie la conocimos gracias a la serie australiana Vecinos, aunque el gran salto lo dio con su interpretación en El Lobo de Wall Street. Su espectacular físico parecía condenarla a papeles de comparsa del protagonista, pero muy pronto demostró que podía eclipsar a cualquiera de sus compañeros varones.

 

Allison Janney

 

Allison Janney, se llevó el Oscar como actriz secundaria, considerada una de las mejores actrices norteamericanas de la actualidad. Aunque se ha ganado a los espectadores por sus papeles de cómica como el de la serie Mom (que le valió un premio Emmy). Aquí realiza una de esas interpretaciones inolvidables que pasará a la historia, la de una madre fracasada que vuelca sus frustraciones en su hija para que logre triunfar, algo que ella nunca consiguió.

 

Su interpretación hace que el sargento de La chaqueta metálica parezca una hermanita de la caridad porque a la mala leche se une una ironía que hace que cada vez que aparece en pantalla nos levante una sonrisa, y que cada vez que desaparece la echemos de menos. Lo mejor de todo es que, a pesar de que sea un personaje odioso, una degenerada integral, consigue que nos enamoremos de ella, algo de lo que sólo son capaces los grandes actores.

 

Allison ha conseguido el Globo de Oro, el Bafta y el Oscar como mejor actriz de reparto.

 

El resto del reparto también está genial, destacando a Sebastian Stan, famoso, entre otras muchas cosas, por su papel de Bucky Burnes en las películas del Capitán America. Aquí interpreta al marido de Tonya, un maltratador compulsivo que no es consciente de ello. Sin olvidar a Julianne Nicholson, que interpreta a la entrenadora de Tonya, la única persona que es amable con ella, ni a Paul Walter Hauser, el desquiciado guardaespaldas de Tonya, que casi parece un personaje de dibujos animados.

 

El director

 

Destacar el estupendo guion de Steven Rogers, también productor de la película, que mezcla la historia con fragmentos de entrevistas a los protagonistas, basados en entrevistas reales, y el frenético montaje de Tatiana S. Riegel (Pulp Fiction), por el que fue nominada a los Oscar.

 

Y, sobre todo, la dirección de Craig Gillespie, uno de los realizadores más originales de los últimos años que destaca por sus comedias, tan absurdas y delirantes como irresistibles.

 

Aquí demuestra su originalidad para dirigir una comedia negra trepidante, con unos actores irresistibles. Y con un mensaje contra la discriminación y los maltratos a la mujer, tanto fuera como dentro de casa, además de contra la discriminación por estatus social.

 

La película también es una aguda crítica a los medios de comunicación que se empeñaron en ver a Nancy Kerrigan como la novia de América mientras que Tonya, con su rebeldía, les parecía una especie de ogro. Se ensañaron con el caso y, gracias a esta historia consiguieron elevados índices de audiencia hasta que, como se ve en la película, se encontraron con otro suceso aún más mediático.

 

Destacar la producción, que nos lleva a los años 90 y que recrea acontecimientos como los Juegos Olímpicos, con todo lujo de detalles.

 

"Hacer un Tonya Harding"

 

En un episodio de Los Simpson, Tonya Harding aparecía vestida de patinadora, con cara de pocos amigos y con una barra de hierro en la mano, la imagen ha pasado la cultura popular.

 

Nunca sabremos si ella estuvo implicada en la agresión, pero para la historia siempre será culpable. Algo con lo que la película juega con mucha imaginación y mala leche. De hecho, la película se posiciona claramente a favor de la patinadora, aunque también critica que conociese a los culpables de la agresión y no los denunciara.

 

Una mujer sin estudios ni esperanza que se enfrentó a una sociedad machista y, durante un momento, pareció que podía vencer.

 

Un par de curiosidades: el título de Yo, Tonya juega con el de Yo, Claudio, de Robert Graves y, a la vez se centra en el juramento que se hace al declarar en un juicio: "Yo Tonya, juro decir la verdad...".

 

La película obvia el famoso video porno de la noche de bodas de Tonya y su marido que el propio Jeff Gillooly vendió para hacer dinero tras el escándalo. Otra muestra de que se posiciona a favor de la patinadora y en contra de los continuos abusos que sufrió.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: